,

¿Te sientes agotado? 3 simples pasos para reiniciar tu energía

pasos para reiniciar tu energía

Al sentirse agotado, ¿siente que es algo más físico o mental (emocional)?

Una vez que te sientes agotado, es una llamada de atención.

A continuación, los tres pasos de este artículo te ayudarán a entender cómo, y a crear la mejor manera de reiniciar tu energía. Practicándolos, puedes evitar sentirte agotado en el futuro.

Con los estudios de psicología de la mente y la experiencia práctica que he adquirido al trabajar con cientos de personas diferentes, he observado que la sensación de agotamiento es el resultado de un desequilibrio entre la energía física y la mental.

Ya sea que provenga de conflictos con su jefe, amigos, familiares, o su idea u opinión sobre su autoestima, la sociedad o la vida en general, usted crea un desequilibrio entre estas dos energías. Como resultado, tu sistema nervioso produce reacciones químicas (hormonas) que afectan a la fisiología de tu cuerpo, lo que a su vez desgastará y agotará tu cuerpo.

El proceso de desgaste es natural y al mismo tiempo muy beneficioso, ya que puede enseñarnos cómo manejar nuestro bienestar físico y mental.

Bienestar físico y mental

¿Estás descuidando tu bienestar mental y físico al concentrar demasiada energía (pensamientos y acciones) en cosas insignificantes?

La respuesta es sí, ya que te sientes agotado. Te quedas sin energía y te sientes cansado y agotado. Sentirse agotado es una llamada de atención para ir más despacio, reconsiderar tu enfoque de los eventos externos y cómo te comprometes con ellos.

Tómese muy en serio su estado de agotamiento y estos tres pasos de este artículo. Te motivarán y te ayudarán a reiniciar tu energía, a aprender sobre ti mismo y a usar tus habilidades sabiamente.

Por qué te sientes agotado

Debe existir algo que retire permanentemente su energía física y mental. A veces puedes identificar lo que es, pero cuando te sientes cansado, puede ser difícil identificarlo. Participar en actividades en las que no tenemos que poner mucho esfuerzo o el trabajo creativo se convierte en una norma peligrosa en tiempos como estos.

Esta forma de actuar hace que sea aún más difícil controlar los factores de estrés que te llevan al punto de sentirte agotado.

Entonces, ¿qué puede llevarte a sentirte agotado? ¿Es una actividad física, como trabajar largas horas, hacer recados, etc.? Puede ser esto, pero probablemente no sea nada más que esto. Por muy cansado que estés de una actividad física en un día de trabajo promedio, dormir puede ayudarte a recuperarte completamente de tu agotamiento físico.

Sin embargo, los prejuicios, críticas y malentendidos que te has creado son más complicados y requieren más que el hecho de dormir para ser superados.

Pensamiento ineficiente

Te sientes cansado todo el tiempo debido al manejo ineficiente de tu pensamiento sobre cosas que son insignificantes para tu bienestar físico y mental. Te acercas a cosas que te hacen menos tolerante, menos aceptable y menos paciente, por lo que tu punto de vista y tu comprensión están limitados o fuertemente nublados.

A los veinte años tenía una perspectiva equivocada de cómo debería funcionar la sociedad. Esto creó muchos conflictos en mi vida privada y profesional, y como resultado me sentí impotente y completamente agotado. Mentalmente agotado.

De hecho, una de las cosas que influye en su manera de pensar es el ritmo acelerado de su vida, que se ajusta a la dinámica de la vida moderna, como sentir la obligación de estar presente en línea y participar activamente en los medios de comunicación social, así como estar activo en la sociedad a diario. No hemos aprendido realmente a utilizar eficazmente nuestro precioso tiempo, que parece disminuir con el desarrollo de la sociedad.

Señales y síntomas del agotamiento

Es fácil detectar el agotamiento físico; el cuerpo se siente pesado, y la primera señal es sentir la necesidad de dormir. Después de dormir toda la noche, el sistema nervioso está descansado, y el sistema inmunológico ha equilibrado todas las hormonas de tu cuerpo. Te despiertas y tu energía física y mental se ha repuesto.

El agotamiento mental es un poco más difícil de detectar ya que sus señales y síntomas son variados; un día te sientes más concentrado, al día siguiente menos. Para detectarlos, simplemente debes detener cualquier actividad física y mental y escuchar a tu cuerpo – ser consciente de ti mismo.

Las señales y síntomas más comunes del agotamiento mental pueden ser físicos, emocionales y de comportamiento:

Señales físicas:

  • Debilidad muscular
  • Dolores de cabeza
  • Dolor de estómago
  • Cambio de apetito
  • Sueño perturbado

Señales emocionales:

  • Sentirse neurótico y ansioso
  • Sentirse enfadado sin ninguna razón obvia
  • Falta de motivación
  • Falta de productividad

Señales de comportamiento:

  • Disminución de la atención sostenida
  • Intolerancia hacia ti mismo y hacia los demás
  • Incapacidad para aceptar las circunstancias y el entorno
  • La indiferencia social
  • Indiferencia de rendimiento
  • Apatía

Siga los siguientes pasos y cree una rutina para reiniciar su energía y hacer desaparecer todas las señales anteriores.

3 pasos para reiniciar su energía

Para no sentirse cansado o agotado, no sólo hay que identificar la causa principal de la misma, el factor estresante, sino también, y lo que es más importante, tomar la decisión de ejecutar con éxito el cambio y actuar con determinación sobre su decisión.

Si quieres dejar de sentirte agotado, primero debes dejar de sentirte cansado. Sigue estos tres pasos para reiniciar tu energía y no volver a sentirte sin ganas.

El enfoque Let-Go

Ante todo, en momentos en que se avecinan cambios significativos en la vida, hay que tomar medidas drásticas. El paso más importante para ello es dar un paso atrás de la situación. Para reinventarse, hay que tomarse tiempo y distanciarse de todas las cosas a las que se ha estado apegado (los estresantes).

Este proceso puede parecer como huir de las cosas o aislarse, pero sólo requiere dejarse llevar por un tiempo. Deja que los acontecimientos transcurran sin ti durante un tiempo, y podrás volver a ellos más tarde. Recuerda que quieres recuperar tu energía y encontrar una nueva forma de manejar tu vida de una manera eficiente y alegre.

Dejar ir requiere el valor, el coraje de mostrar a tu ego que las cosas en la vida pueden funcionar sin ti. Es posible que no quieras dejar ir algo por completo, especialmente si es una parte importante de tu vida, pero si te está causando estrés, da unos pasos atrás para ganar algo de experiencia sobre cómo afrontarlo de forma más eficiente.

Por ejemplo:

Libérate de los medios sociales o de ver la televisión por unas semanas.
Invierte 60 minutos al día en ejercicios de respiración suave y ejercicios físicos suaves, como abdominales y flexiones (o cualquier otro ejercicio que te convenga).

El enfoque Observador-Guardián

Ahora ha reducido el número de actividades en su agenda, y no hay consumo de energía por el momento. Al dejarlo ir, ha creado un nuevo momento de tiempo y espacio en su vida. Cuando puedas estar quieto, observa cómo esa quietud te ayuda a recuperar y recrear tu energía.

Cuando te quedas quieto:

  • Toma una amorosa, larga y lenta respiración.
  • Reconozca la energía fresca que entra en su cuerpo.
  • Exhala de la misma manera y deja ir el pensamiento y cualquier tensión en tu cuerpo.

Observa ese estado de pura quietud y puro flujo de energía. Toma este estado como uno muy serio, guárdalo y consérvelo, ya que es la fuente de tu energía.

Aquí, en este paso, con la respiración y la quietud, reinicias tu energía.

Opción:

Si realmente crees que tu cuerpo necesita moverse, entonces crea un movimiento que sea constructivo.

Por ejemplo:

  • Camina lentamente en círculos.
  • Mueve tus brazos sobre tu cabeza mientras mantienes el ritmo de tu respiración.
  • Haz cualquier movimiento lento y rítmico de acuerdo con tu respiración.
  • Este movimiento te permitirá observar tu cuerpo y tus pensamientos y guardar la energía que acabas de recuperar.

El enfoque pasivo

Afronta tus deberes de la vida diaria ahora no echando toda tu energía, sino observando la situación en silencio. Si se involucra en una discusión, no reaccione inmediatamente. Intenta primero recibir información sin intercambiar o invertir tu energía y:

Deja de reaccionar o actuar.

Dese cuenta de la capacidad de su paciencia y tolerancia ante la situación.

  • Mira tu energía existente y profundiza en tu quietud
  • Mejora tu paciencia y tolerancia.

Una vez que se haya dado cuenta de esto, acepte el hecho de que no debe cambiar la situación si no es de su agrado, pero actúe en forma acorde y haga lo posible por encontrar una solución que funcione para usted y la otra parte.

Aunque te resulte complicado aceptar las situaciones difíciles, este artículo puede ayudarte a empezar.

Este paso te enseñará cómo invertir tu tiempo y energía en las cantidades adecuadas. También puedes integrar los dos primeros pasos aquí y administrar tu energía de la manera correcta.

Reflexiones finales

Nosotros, como seres altamente inteligentes y espirituales, deberíamos preocuparnos por la profundidad y no por la superficie de las cosas. No dejes que las cosas de fuera agoten tu interior.

Primero déjalas ir, obsérvalas, y date cuenta del poder de la valentía, la paciencia y la tolerancia que hay en tu interior.

Aplica estos pasos y evita sentirte agotado en el futuro.

Acércate al mundo con paciencia. Sea observador, y no se involucre demasiado rápido. No busques la flor, espera a que llegue el fruto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *